PaperLoop nº18 «Tendencias 2021 del sector industrial aplicadas al modelo de negocio»

El 2020 ha sido un año de gran incertidumbre y profundos contrastes en la Industria. La nueva realidad de la crisis provocada por la pandemia traía veladamente la posibilidad de la reindustrialización y el retorno de las producciones a Europa, al mismo tiempo que aceleraba una serie de tendencias ya detectadas y activas, como son la digitalización de la sociedad, la servitización, la industria 4.0, la economía circular, etc. En paralelo, se asentaban otras tendencias como la obsolescencia del canal o la nueva relación entre cliente-proveedor, evolucionando hacia el concepto de “socio estratégico”.

La pandemia también nos ha traído el teletrabajo, las videoconferencias, las ventas asistidas digitalmente, etc. En resumen, un contexto de ruptura que ha provocado un aumento de la eficiencia en algunos procesos, ha establecido puentes digitales entre el cliente y los proveedores y, sobre todo, nos ha preparado para un mundo sin conceptos preestablecidos, sin distancias ni fronteras.

En este escenario, formado por promesas no del todo cumplidas y contundentes realidades, han aflorado una serie de tendencias transversales y convergentes entre sí que marcarán el futuro del sector en los próximos meses, estructurando nuevas ideas y parámetros sobre los que articular las oportunidades desde el modelo de negocio. Podríamos decir que no nos interesan las tendencias en sí mismas, sino cómo interactúan entre ellas y, en especial, qué nuevas oportunidades van a brindar a nuestros negocios.

Más que presentar un nuevo estudio de tendencias dentro de un entorno incierto y turbulento que, lógicamente, cambiará en el momento que la pandemia empiece su regresión, queremos hacer un complemento a nuestro estudio de tendencias 2020, centrándonos en 6 macrotendencias que van declinándose entre sí y condicionándose las unas a las otras.

  1. El corte evolutivo. Las compañías centradas en el producto están siendo cada vez más comoditizadas respecto a aquellas más transversales (centradas en la oportunidad y el modelo de negocio).
  2. La servitización. Se reduce el número de proveedores y, en consecuencia, aumenta su posición estratégica, lo que se traduce en la aparición de los socios estratégicos. Se trata de un entorno donde se abren puertas a nuevos modelos de negocio, pero también donde existe la posibilidad de quedar fuera.
  3. La comoditización del producto. Lo más importante es el valor aportado y estar siempre presente para el cliente. El producto pasa a convertirse en el vehículo para trasportar ese valor en el modelo de negocio.
  4. La obsolescencia comercial. La velocidad de la tecnología y la evolución de los clientes están dejando obsoletas la mayoría de las estrategias y redes comerciales.
  5. La economía circular. La gran oportunidad para monetizar los subproductos industriales.
  6. La descarbonización de la economía. Más allá del sector de la movilidad, hoy la economía baja en carbono afecta de un modo u otro a toda la Industria.

Ver y descargar informe