PaperLoop nº14: «El impacto de la Fabricación Aditiva en la reindustrialización»

En los últimos treinta años, el conjunto de tecnologías agrupadas bajo el concepto de “construcción por capas” (como son la impresión 3D, el prototipado rápido y la Fabricación Aditiva) no solo ha ido evolucionando en su denominación, sino que ha ido creciendo en diversidad, características, funcionalidades, en robustez, repetitividad, etc. Hasta convertirse en una tecnología muy mediática por su espectacularidad de construir piezas muy complejas, algunas casi imposibles de llevar a cabo por cualquier otro sistema de fabricación.

Pero no ha sido hasta el último lustro cuando algunas de las patentes originales de estas tecnologías han caducado, permitiendo que una parte de ellas llegue al gran público. A partir de entonces, se han fabricado máquinas para el uso doméstico a precios muy asequibles, consiguiendo que este concepto de construcción por capas se extendiera a otros ámbitos, como la cocina o la medicina; en definitiva, desde la industria hasta el hogar.

Como suele pasar ante toda revolución tecnológica, esta innovación ha tenido sus pros y sus contras. Como ventajas, todo el mundo ha oído hablar alguna vez de esta tecnología y ha servido de inspiración para muchas personas en la búsqueda de nuevas aplicaciones, más allá del para qué se había creado y también de lo más obvio. Sin embargo, esta constante búsqueda de oportunidades ha rodeado a esta tecnología de un halo de “magia” que muchas veces ha desviado los esfuerzos hacía vías muertas, generando mucha frustración en distintos tipos de usuarios: desde el particular, hasta el profesional y empresarial.

En paralelo, la tecnología ha seguido desarrollándose y creciendo en progresión geométrica; donde a las empresas tradicionales y casi fundacionales de esta tecnología como 3DSystems, Stratasys o EOS, se han ido sumando nuevas empresas de sectores muy diversos, con poder de inversión, desarrollo y un conocimiento extraordinario. Algunas han evolucionado desde la impresión 2D (como es el caso de Hewlett Packard), otras como diversificación de máquinas-herramienta (por ejemplo, Trumpf) y en otro caso desde los mayores conglomerados industriales del mundo, como General Electric.

En este contexto, nos encontramos ante una multitud de empresas que están desarrollando estas tecnologías y van generando soluciones con características muy particulares en tamaño, características mecánicas, estructurales, acabados y materiales.

Esto construye el primer punto clave: bajo el término de Fabricación Aditiva existe un gran número de tecnologías y materiales con aplicaciones y características muy dispares; y esto es lo que vamos a analizar más en detalle en este informe, las oportunidades reales que supone esta revolución tecnológica en el mercado.

Ver Paper