Packaging sostenible desde el modelo de negocio

Leer en el navegador

Artículo de opinión de Joanna Lambert, experta en packaging y Account Manager de Loop New Business Models, publicado el 30 de enero 2020 en Alimarket.

Actualmente, el packaging de plástico está en el punto de mira (principalmente debido a su baja sostenibilidad) y está generando controversia tanto en el entorno de los consumidores como en el de las empresas.

Sin embargo, cuando se evalúan alternativas concluimos que la solución no es tan simple como prohibir el uso de todos los plásticos y cambiarlos por otros materiales, ya que es muy probable que resolvamos un problema y creemos otro. Realmente, el uso de plásticos es solo uno de los problemas que hay en torno a la sostenibilidad y no es necesariamente el que tiene un mayor impacto negativo.

Por ejemplo, los plásticos tienen un papel clave en la reducción del desperdicio de comida en diferentes categorías de productos frescos. Además, si tuviéramos que entender el papel del packaging de plástico como la manera de evitar el desperdicio de comida, necesitaríamos también tener en cuenta el impacto previo en toda la cadena de producción y cultivo de alimentos, como el uso de energía, agua y recursos (de donde proviene un gran malgasto medioambiental).

No obstante, la preocupación por lograr una mejor sostenibilidad con el packaging ocurre generalmente cuando el modelo de negocio, la categoría de productos y la cadena de valor ya están definidos. En esta situación, es inevitable la dificultad de encontrar materiales alternativos o soluciones de packaging sostenibles que tengan las propiedades que el producto requiere dentro de la logística y el canal de entrega definidos, ya que a menudo estos materiales son imposibles de reemplazar por alternativas sostenibles con el mismo coste que el original.

Si durante la etapa inicial de planificación incorporásemos estrategias sostenibles en el modelo de negocio, sería probable tener más oportunidades de generar valor y plantearnos cuestiones como:

  • ¿Dónde podríamos encontrar estas oportunidades estratégicas para aumentar la sostenibilidad?
  • ¿Podríamos reformular cómo es la distribución de los productos?
  • ¿Podríamos reducir el peso del packaging e incrementar la eficiencia de los productos?
  • ¿Podríamos reducir la cantidad de material utilizado, o aumentar su reutilización?
  • ¿Podríamos cerrar el ciclo, reincorporando materiales reciclados a la línea de producción?
  • ¿Cómo podríamos ofrecer un Modelo de Negocio completamente circular?

Si bien los esfuerzos continúan tanto en la búsqueda de soluciones de materiales alternativos al plástico como el aumento en la recuperación y reciclaje de los residuos, en paralelo necesitamos tomar un enfoque estratégico para el packaging.

La economía circular requiere trabajar desde el modelo de negocio hacia fuera, respondiendo a las necesidades de los diferentes actores a lo largo de toda la cadena de valor. De esta manera, el packaging es una parte del enfoque estratégico para la consecución de la sostenibilidad y, por tanto, la consecuencia de un modelo de negocio sostenible.

Ciertamente, el packaging de plástico es altamente problemático si no es tratado correctamente y debemos abordar nuestra dependencia de los plásticos de un solo uso. Sin embargo, como empresas no debemos de perder de vista las oportunidades reales que tenemos para afrontar la sostenibilidad. Debemos educar al consumidor para que reconozca estas estrategias, a pesar de que sean soluciones menos habituales en su día a día.